Fiestas locales

LAS CANDELAS

La fiesta por antonomasia de Palacios, es decir: la FIESTA, es el 2 de febrero, Las Candelas.

El día de la víspera es tradición la hoguera en la Plaza, la que todos hemos llamado la Iluminaria donde se queman toda suerte de enseres inservibles y cosas viejas.

El día de Las Candelas comienza siempre con el Pasacalles con la música de siempre de nuestra tierra, que no es otra que la dulzaina.

Al paso de esta música comienza la fiesta comiendo algún bollo, y si se tenía edad y gusto, se acompañaba con un poco de aguardiente o anís.

Misa solemne y Procesión con sus correspondientes jotas es la parte religiosa más importante de esta fiesta que se completa con bailes hasta la madrugada por “afamadas” orquestas.

El día 3 es San Blas y ,por supuesto, la fiesta continúa. La imposición de la Gargantilla es el primer acontecimiento de la mañana y a la salida de la misa se recorren todas las Peñas, siempre acompañados por una charanga, donde se va comiendo lo que la hospitalidad de cada una de las peñas tiene a bien.
En los últimos años, debido al auge que ha adquirido Las Águedas, el día 5 es otra fecha a tener en cuenta para la diversión. Después de la Misa y Procesión, las mujeres se van a comer juntas fuera de Palacios, cosa que aprovechan los hombres para comer en las distintas peñas y así hacer la espera de sus mujeres más corta. Todo termina cuando hombres y mujeres se reúnen en el salón de baile al anochecer.

 

LAS NIEVES

Las fiestas de verano en Palacios Rubios se celebran en honor a la Virgen de las Nieves el día 5 de agosto. Son fiestas muy celebradas y concurridas en las que los toros eran el plato fuerte, ya que en los últimos años no sido posible contar con ellos. Asimismo es muy popular la paella que el Ayuntamiento viene organizando en los últimos años.
Los tradicionales encierros tenían lugar por las calles del pueblo, mientras que la fiesta nacional tenía lugar en una plaza de toros portátil que se situaba en “el prao”, junto al chiringuito.

En estas fiestas suele venir bastante gente de los pueblos de alrededor, sobre todo a las verbenas nocturnas.

En las últimas ediciones, ha tomado auge el desfile de peñas por todo el pueblo amenizado con una charanga.